16 ago. 2016

La Mujer del Animal, nueva película de Víctor Gaviria está seleccionada en el 41 TIFF - Festival Internacional de Cine de Toronto


La edición 41 del Festival Internacional de Cine de Toronto –TIFF–, por sus siglas en inglés, será el espacio para la premiere mundial de la nueva producción de Víctor Gaviria, legendario director colombiano que retorna con un relato sobre la violencia de género, magistralmente narrado de la forma que lo ha caracterizado e inmortalizado: el cine – realidad.



Si en la cinematografía colombiana hay un nombre esencial es el del realizador antioqueño Víctor Gaviria, quien le ha brindado al país joyas como Rodrigo D: no futuro (1990), La vendedora de rosas (1998) y Sumas y restas (2004). Sus dos primeros largometrajes han sido las únicas producciones colombianas en ser parte de la Competencia Oficial de Largometrajes del Festival de Cannes, el evento cinematográfico más importante del mundo.

Ahora, antes de estrenarse en salas del país en el mes de noviembre, La mujer del animal, la producción que marca su ansiado retorno, tendrá su premiere mundial en la Selección Oficial de la edición 41 del Festival Internacional de Cine de Toronto –TIFF-, uno de los más importantes del mundo.

Muchas mujeres y muchos animales

Con el estilo característico y único de Gaviria, La mujer del animal nace de una profunda investigación, la cual develó cómo muchas mujeres en Medellín, y en un más amplio espectro en Colombia, habían sufrido en su vida envueltas por las garras de hombres cuya maldad los convertía en animales.

Era el momento de que estos animales se volvieran visibles y su maldad fuera expuesta. Esta es la misión que cumple la nueva película del director, haciendo una radiografía de la violencia de género que se alimenta de la complicidad, el silencio y la impotencia cotidiana de las personas que son testigos del fenómeno.

Los actores de la producción, con el sello característico de Gaviria, son naturales, y el resultado de lo que se ve en pantalla nace de un cuidadoso proceso de casting, más un largo trabajo de preparación. Con todos estos ingredientes, La mujer del animal garantiza ser una película sorprendente, dura y retadora, que al final demostrará cómo una mujer logró doblegar al mal.

Toronto, el escenario cinematográfico de conquista de Norteamérica

El TIFF es considerado uno de los eventos cinematográficos más relevantes para la industria audiovisual norteamericana, entre otros, por ser una antesala para la nominación de producciones en los Premios Oscar de la Academia. Este año celebrará su edición 41, en la que presentará un amplio espectro de producciones que incluye lo mejor del cine estadounidense y canadiense, así como títulos esenciales del cine independiente de todo el mundo.

Su programación también incluye eventos especiales que contarán con la presencia de directores de la talla de Oliver Stone, Denis Villeneuve y Mira Nair, entre otros. El evento se postula como el espacio perfecto para la premiere de una de las producciones de Gaviria, director legendario en la cinematografía colombiana, quien ha sido el único en tener películas en la Competencia Oficial de Cannes, además de haber recibido distinciones en La Habana, Viña del Mar y Toulouse, por nombrar sólo algunos.

La historia de La mujer del animal

Tras ser descubierta disfrazándose de Virgen, Amparo huye por miedo a su padre del internado de monjas donde la acogían. Llega a un barrio marginado de Medellín a vivir de "arrimada" donde su hermana. Cuando su cuñado la introduce a la familia, el primo Libardo queda infatuado con ella, la rapta en un rito matrimonial para luego obligarla a vivir bajo su mismo techo; la familia del Animal, testigo de su cautiverio.

La comunidad, amedrentada por Libardo, no intercede en favor de Amparo quien es abandonada a la vigilancia permanente. Forzada a convertirse en la mujer del Animal, Amparo tiene sin poder evitarlo una niña. ¿Podrá, por medio del amor y la templanza, detener la repetición del ciclo del que también fue víctima su madre, sobrevivir y salvar a su hija?

Libardo se la lleva a vivir para un rancho robado, donde Amparo encuentra a otra mujer que éste tiene allí encerrada. Ella se descubre ya no como víctima sino como testigo, experiencia que se rehúsa a vivir como los demás, silenciosamente. Confrontada con su espejo vence su miedo liberándose del yugo del Animal.

No hay comentarios: